Blogs

martes, 16 de abril de 2019

Restaurante de Bodas y Celebraciones


Este lugar lleva muchísimos años cerrado (no sabría decir cuantos, pero posiblemente más de una década por el estado en el que se encontraban algunas estancias) y tenía un problema bastante grave de humedades que ya había hecho caer algunos techos. 
Se trata de un gran restaurante de bodas y celebraciones, tenía varias plantas y contaba con unos cuantos salones bastante amplios para los banquetes, además también se encontraba anexa al restaurante la vivienda de los propietarios.
Las fotos del reportaje son de varias visitas realizadas en diferentes días.

A principios de 2018 mis amigos y yo nos dirigimos a este restaurante que conocíamos de sobra desde hacía años y siempre había sido inaccesible, casualmente ese día decidimos parar al estar por la zona y dando por hecho que iba a ser una parada corta porque lo íbamos a encontrar cerrado como siempre, pero esta vez no fue así ; nos sorprendimos al ver un acceso al restaurante y evidentemente no perdimos la oportunidad.

Tras pasar al primer salón que se encontraba un poco revuelto, hice algunas fotos de detalles que quedaban : butacas, mesas, portalámparas y algunas cartas con los menús.













Decidimos continuar a la siguiente sala, pero antes de cruzar la puerta vimos en la esquina un sensor de movimiento que se encendía y nos puso en alerta, con mucho cuidado y esperándonos un probable salto de alarma, decidimos pasar a la siguiente sala ...

El lugar era muy decadente y tenía unas humedades increíbles, faltaban algunos trozos de techo y colgaban una especie de estalactitas de color blanco y muchos cables. Costaba creer que en este lugar tan deteriorado y descuidado durante tanto tiempo pudiese haber una instalación activa de alarma.








Escuchábamos ruidos intermitentes que eran como pequeños golpes (parecían portazos) que se oían a lo lejos y empezamos a incomodarnos pensando que no estábamos solos y que había alguien más allí, aunque probablemente solo fuesen portazos originados por el aire...
Desde esta sala había varias puertas que conducían a más salones y estancias, además de un pasillo tras la barra que conducía a la cocina.



Nos quedamos indecisos mirando las puertas abiertas que conducían a los salones oscuros mientras los ruidos de fondo no cesaban (un panorama poco alentador) cuando de repente escuchamos justo al lado de donde estábamos un golpe seco y muy fuerte que nos hizo dar un salto y salir corriendo rápidamente.
¿Qué podía haber sido ese fuerte ruido? No parecía un portazo, sino más bien un martillazo o el ruido que haría un objeto pesadísimo cayendo al suelo.





Estando casi con un pie fuera y a pesar de lo que acababa de ocurrir, tuvimos la maravillosa idea de volver a adentrarnos de nuevo para averiguar qué era ese ruido y ver más zonas, aunque estábamos ya bastante nerviosos con la situación, olvidándonos incluso del sensor de movimiento que habíamos visto antes parpadear.

Regresamos a la zona de la barra





En lugar de adentrarnos a los salones oscuros de los que parecía provenir el fuerte ruido que escuchamos, decidimos ir a un pasillo que estaba tras la barra que conducía a las cocinas.







La cocina era enorme y tenía varias secciones, por desgracia estaba empezando a ser desvalijada por los chatarreros, ya que en las cocinas se encuentra siempre lo más "goloso".
La mayoría de las ventanas estaban rotas y las puertas se abrían y se cerraban de la corriente de aire, parece que de aquí provenían los pequeños ruidos (pero no el más estruendoso que nos hizo dar media vuelta).

















Aparte de las puertas, algunos utensilios se movían del aire y golpeaban contra la pared.



En el momento más inesperado mientras hacíamos fotos de la cocina, un hombre alto y bien vestido apareció por una puerta situada a nuestra izquierda y al vernos simplemente se marchó por donde había venido caminando hacia atrás y sin decir absolutamente nada. Lo cierto es que por su atuendo no tenía pinta de chatarrero ni mucho menos, además estaba solo y no llevaba herramientas... ¿Tal vez un curioso que vio el lugar desde la calle y quiso entrar a echar un vistazo sin más?
Después de este absurdo y extraño momento, nos dirigimos de nuevo a la sala de la barra desde la cual se accedía a los salones oscuros, así que decidimos entrar a uno de ellos y nada más poner un pie dentro saltamos otro sensor de movimiento y empezó a sonar la alarma, en ese momento sí que evidentemente decidimos marcharnos corriendo y volver al coche de inmediato sin mirar atrás.

A pesar del sobresalto y de la extraña sensación que nos dejó la visita a este lugar, no pudimos dejar de pensar en él durante días y en todas las zonas que nos dejamos sin ver, de modo que decidimos volver al mes siguiente preparados para cualquier imprevisto y con muchas ganas de ver el resto.
En esa ocasión conseguimos visitar el resto de zonas que nos quedaban accediendo por sitios distintos y dejando para el final el salón en el que saltamos la alarma. Esta vez pudimos verlo todo sin problemas, aunque algunos sensores seguían parpadeando no volvió a saltar ninguna alarma, incluso la del salón también había dejado de funcionar.


El salón en el que saltó la alarma (y desde donde nos marcamos los 100 metros lisos).






Un despacho de madera


Este salón estaba completamente destrozado por la humedad, tenía todo el techo caído y el mobiliario hecho trizas.







Este otro salón con espejos estaba muy bien conservado, aunque también comenzaba a tener importantes filtraciones de humedad procedentes de la planta superior.









Una sala muy extraña con infinidad de cosas guardadas y una parte con cortinas doradas (?)



Otro salón más









Otro despacho


Tétrico. Supongo que aquí debían colgar jamones o embutidos.


Esta parte se veía muchísimo más vieja que el resto




                                 Y ahora viene mi parte favorita : la vivienda de los dueños    




Esta vivienda es de lo más decrépito (por si el resto del lugar no os lo pareció lo suficiente ...) que he visitado en mucho tiempo, me pareció impresionante y muy suculenta fotográficamente.


Como en el resto del lugar, también había problemas de filtraciones, pero me sorprendí al ver que aquí el problema era bastante más severo, ya que toda la casa estaba literalmente podrida por la humedad y hasta los muebles estaban deshechos. 










                    La imagen de este dormitorio me pareció impactante y desoladora :





Dentro de esta habitación llovía literalmente y estaba verde del moho, los pies se me quedaban pegados de la piscina de lodo que se había formado en el suelo.



Los cristales de la ventana estaban totalmente empañados







Lavadero


Comedor








Aunque parezca increíble, aún quedaba por ver algo más del restaurante 



Cámara frigorífica


Almacén











12 comentarios:

  1. Que hermoso trabajo, un lugar con detalles intrigantes. Gran pena al ver el piano y el scooter. Espero que en lugares asi lleves un casco Sara! repetitivo, pero te lo mereces, felicitaciones gran trabajo. Seguimos viajando contigo, gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias !
      No llevo casco, aunque debería y sería lo más seguro .

      Un abrazo NT !

      Eliminar
  2. Increible lugar y muy buena reportaje, como siempre!!

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso, como es habitual en tus reportajes. Pero francamente, al ver la parte de la vivienda... no has sentido nunca ninguna "sensación extraña"?.
    Da yuyu !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hermes !
      El primer día que fui a este lugar, tal y como comento fue todo extraño en general xD.

      Saludos !

      Eliminar

  4. Molan mucho estos reportajes, intentando ver como serien een su plen funcionamiento. Los voy siguiendo.Felicidades

    ResponderEliminar
  5. Cerca de donde vivo, hay un local parecido. Allí se celebraban bodas para 1500 o 2000 personas. El dueño - con 50 años - tuvo una ventolera - como se dice aquí - se largó y abandonó el local. Ya estaba como una puta cabra pero bueno...Cuando he visto esto lo he recordado. A ver si esta semana me acerco por allí y le doy un vistazo.
    Gracias por compartir una vez más tu trabajo, Sara. Es fantástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, interesante ! ¿Hace mucho que lo abandonaron ? ¿Entraste alguna vez? Si queda tanto mobiliario y cosas dentro como en éste pinta muy interesante !

      Muchas gracias :)

      Eliminar
    2. Se abandonó en 1998 y el aspecto exterior es desastroso. Al menos la última vez que lo vi. Era también hotel. En cuanto pase por allí entraré a ver. Si no puedo acceder, lo fotografiaré por fuera.

      Eliminar
    3. Sería interesante ver lo que queda, sí !

      Eliminar

Si quieres puedes escribir un comentario y después de pasar por moderación será publicado.

*Recuerda que si en tu comentario das demasiadas pistas o desvelas el nombre real o la ubicación de un lugar, el comentario no será publicado.