Blogs

lunes, 2 de enero de 2017

Antiguo Hospital Psiquiátrico


Me adentré en este antiguo hospital psiquiátrico mientras estaba de viaje, por lo que fue una visita rápida, ya que además mi acompañante no tenía mucho interés por este tipo de lugares y visité el lugar yo sola mientras me esperaba en el coche.

El edificio fue inaugurado en los años 30 y fue inicialmente un sanatorio en el que se trataban problemas pulmonares. Llegó a acoger hasta 400 pacientes. 
Años después se amplió el complejo y se transformó en hospital psiquiátrico. 
Su cierre definitivo fue en 2002.



Jardines









Pasado el frondoso jardín, comenzaba a entreverse el edificio ...


El edificio tenía dos pabellones anexos ; el original y uno más nuevo, fruto de su reforma al convertirse en psiquiátrico.











El lugar se encontraba en estado decadente y muy afectado por las humedades






Puerta giratoria de madera de la entrada principal




La recepción






El pabellón más antiguo tenía el suelo de madera y en algunas zonas estaba podrido de la humedad y faltaban trozos de tablones, lo que lo convertía en un lugar bastante peligroso y en el cual había que ir con mil ojos a cada paso...




Cocina





Vestuario de personal










La sala que más me gustó : se trata de la habitación de algún paciente que conservaba multitud de detalles 




Como detalle morboso: esta vieja cama de hierro tenía las patas ancladas a los tablones del suelo para que fuese imposible moverla










Escalera hacia el piso superior







¿Capilla improvisada o altar fuera de lugar? 




Posiblemente un comedor


Había un montón de pupitres al fondo de la habitación, pero no crucé ninguna de estas habitaciones porque los suelos parecían un colador, además ese curioso recubrimiento del suelo impedía apreciar el verdadero estado de los tablones que estaban debajo...







Este pasillo conectaba ambos pabellones



Amplia zona con separadores








Impresionantes texturas en las paredes ...












La capilla





Tétricos pasillos de la planta baja del pabellón nuevo









Por último la zona del sótano, a la cual solo me asomé sin adentrarme porque no llevaba encima la linterna.

La fotografía es de larga exposición y por eso parece que haya bastante más luz de la que había realmente, pero no se veía prácticamente nada y no veía ni donde pisaba, de modo que no crucé el pasillo.


Varias estancias del sótano fotografiadas desde las ventanas