Blogs

domingo, 23 de septiembre de 2018

Endless Hospital


Este fue uno de los mejores lugares visitados en el último viaje a Italia (aunque todos fueron impresionantes), se trata de un hospital colosal, no solo es el hospital abandonado más grande que he visto, me atrevería a decir que tal vez se trate del lugar abandonado más gigantesco que he visitado hasta ahora.
Este lugar lo visité el primer día de viaje nada más pisar tierras italianas, mis compañeros y yo ya sabíamos que se trataba de un lugar grande que posiblemente nos iba a tener entretenidos la mayor parte del día, pero cuando llegamos allí nos quedamos impresionados al ver las dimensiones reales de los edificios y la cantidad de pabellones y plantas que tenía este complejo hospitalario.
Llegamos a este lugar por la mañana, poco después de aterrizar y con solo un triste desayuno en el cuerpo y estuvimos en el interior del edificio unas 7 horas y aun así no lo vimos absolutamente todo, después de tantas horas sin comer ni beber nada y casi sin haber dormido (yo la noche anterior había dormido poco menos de 4 horas) el cansancio hizo acto de presencia.
Me marché de este lugar con una triste sensación de que me dejaba mil cosas por ver, pero reconozco que este lugar pudo conmigo y era tal el cansancio que llevaba encima que llegó un punto que casi no me quedaban fuerzas para seguir cargando las mochilas y fotografiando, sumando además que la luz del día se desvanecía y además se acercaba una tormenta.
Lugar visitado junto a Dani, Miguel, Javi y Lucía.

La extensión del lugar era exagerada, incluso en algún momento me resultó agobiante no saber por dónde empezar o no saber ni por dónde había venido y qué zonas había visitado y cuáles no...

Algunas fotos de exteriores










Una vez dentro me esperaban interminables pasillos con infinidad de salas (la gran mayoría vacías, aunque otras con "sorpresas") para fotografiar.
A pesar de llevar walkies, como era de esperar todos nos dispersamos (yo en algún momento me perdí), aunque en varias ocasiones volví a encontrarme con Dani, que también se había descolgado del resto del grupo.












Un quirófano 









En esta sala al lado del quirófano encontré este autoclave para esterilizar el instrumental quirúrgico.











Más quirófanos en perfecto estado
















 Esta sala con esta curiosa bañera seguramente sería de hidroterapia















Detalle del papel "higiénico"






Zona de pediatría 













Sótanos



Decidí cambiar de pabellón y dirigirme a la iglesia y al resto de edificios que quedaban 




Recorrí estos bonitos pasillos acristalados en busca de la entrada a la iglesia






Este era el acceso a la iglesia, pero la puerta estaba cerrada, así que me dirigí hacia otro pasillo para buscar otra entrada





Por fin !


Me quedé sin palabras al entrar ...

















La recepción principal



Subiendo estas escaleras encontré la sala de actos












Seguí cruzando más pasillos






Los pabellones eran kilométricos y a través de las puertas ni siquiera se intuía el fondo de los pasillos ...







Impresionaba recorrer sola los interminables y oscuros pasillos



Una habitación con un montón de utensilios










Cuando ya creíamos haberlo visto "todo" (en realidad no, pero sí al menos la mayor parte de los edificios principales) descubrimos este otro pabellón, el cual no era grande comparado con el resto, pero tampoco precisamente pequeño ...








Varias cosas me sorprendieron en este edificio, aparte encontrar una estatua de Napoleón








Había un crematorio !




Por último y para finalizar el reportaje: este edificio en el que se encontraban las calderas, motores y maquinaria que proporcionaban energía a todo el hospital :